domingo, 26 de julio de 2009

Dándole forma al futuro P.E.R.U., tú pones el significado


Felipe Valencia-Dongo
Economía – Universidad del Pacífico
Alumno visitante – Sciences Po (París, Francia)
Poeta amateur y apasionado con el Perú

No quiero hablar de que el Perú es sus ricas montañas, hermosas tierras, risueñas playas, cumbres nevadas… ¿es mi Perú? Machu Picchu, Chan Chan, Titicaca, Sechura, Colca, Amazonas… De todo ello estoy orgulloso pero no lo quiero mencionar.

Y es que sería pretencioso e improductivo concebir que se pueda lograr una única característica que nos haga a todos peruanos. Quizá sea un conjunto diverso de aspectos, valores, historia, tradiciones, etc. En realidad se podría escribir todo un libro sobre esto.

En el fondo, ello se hace difícil pues está profundamente relacionado con nuestro sentido de pertenencia. Decir “Yo soy peruano” revela que, a distintos grados, nos reconocemos como miembros de un todo. Seamos chiclayanos, ayacuchanos, puneños, arequipeños, de Madre de Dios o de Lima quizá, y solo quizá, puede existir una característica que, a pesar de todas nuestras diferencias, nos identifique con lo que solemos llamar “Perú”.

Y esa característica… ¡qué complicada es de encontrar! ¿El imperio incaico, los españoles, el mestizaje o la migración? ¿Por qué no nuestros bailes y trajes típicos? O mejor aún nuestra comida (¡Eso! Un buen “cebichito” es lo que nos hace a todos peruanos. Bueno… creo que no).

Admito mi profunda ignorancia ante la nada simple empresa de encontrar ese común denominador.

En realidad, nadie sabe con certeza qué es su país. Lo que sabemos es que es único para ti porque es tuyo. Es como preguntar quién es la mejor mamá del mundo y todos responderemos que es la nuestra.

Pero, dado que lo queremos tanto tenemos que ayudar a mejorarlo. Y el hecho de que sea único no implica que no podamos aprender de otras experiencias. Una de las características que tienen los países que han logrado desarrollarse más que otros es su capacidad de construir un Proyecto País y mirar al futuro. Recordemos nuestras clases de historia: Lo importante es mirar al pasado para entender el presente y visualizar cómo queremos ver nuestro futuro y así empezar a construirlo todos juntos (esperemos…).

Proyecto Perú Bicentenario
En el 2021 no solo estrenaremos nuevo gobierno (si no ocurren locuras antidemocráticas en el camino) sino también –y sobre todo– nuestros 200 años como república independiente. 2021… ¿lejos o cerca? Depende de cómo lo veamos; lo importante, creo yo, es lograr algo que en un artículo anterior mencionaba como Proyecto Perú Bicentenario. Inicialmente proponía que fuera para lograr una educación de excelencia; pero, ¿por qué no hacerlo para lograr un Perú de excelencia?

Por supuesto que este proyecto sería ambicioso, pero quién dice que no podemos lograrlo. Para ello, serán muy útiles como insumos los 21 desafíos que el blog “Think LaRed” recogió. Que sea un proyecto descentralizado, inclusivo, ambicioso -pero con los pies en la tierra-, con objetivos claros, con lineamientos de acción, con ejecuciones específicas, responsables y deadlines. En resumen… un Proyecto País, pero concreto.

Al visitar distintas ciudades del mundo uno nota que el desarrollo de muchas de ellas se volvió exponencial luego de tener un gran evento. París y Barcelona son claros ejemplos de ello. Mucha de su infraestructura, inversión privada y pública y, sobre todo, su planificación se acentuó con ello (exposiciones universales, internacionales, juegos olímpicos, etc.). Conversaba con un amigo de Zaragoza (ciudad de 700,000 habitantes al noreste de España) e, impresionado, me contaba como la “Exposición Internacional”, en el 2008, cambió completamente su ciudad, para bien. En el fondo, estos eventos no son más que excusas para crecer.

No estoy seguro si gestar una Exposición Universal hoy sea lo más pertinente o no. Tampoco sé si nos las darían. Pero, ¡creemos la nuestra! Usemos al Proyecto Perú Bicentenario como un fin pero también como una excusa para propulsarnos. Algo así como ¿generar nuestro propio desarrollo?

Sin duda, múltiples y legítimas dudas pueden surgir al respecto… ¿Se podrían utilizar mejor los recursos? ¿Qué garantiza que se logre? ¿Cómo lograr incluir a muchos en su elaboración y no solo a unos pocos? ¿Servirá de algo o será más “tinta muerta”? Estas preguntas son válidas y deben ser discutidas. Las respuestas a ellas fortalecerán y legitimizarán el proyecto.

Pero, creo que me desvíe un poco de la pregunta central. Y en realidad esto es por que (y pido disculpa a los editores que me propusieron este reto) me resisto a ensayar definir al Perú en una palabra o una frase. Creo que no hay respuesta única para “¿Qué es ser peruano?” y es bueno que esto sea así. Cada uno con nuestros propios sesgos, pasiones y realidades mostraremos diversidad de respuestas y todas ellas muy buenas y válidas (tal como ya se hizo en artículos anteriores). Pero sí creo que cada una de ellas debiera contener una visión de futuro del Perú.

Como dijo Víctor Hugo: “El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad”. ¿Cómo ves tú el futuro? Nuestro Perú pronto cumple 200 años y merece celebrarlo a lo grande. ¿Cómo te gustaría celebrar a ti el bicentenario del Perú?

Esperemos que para ese entonces los peruanos encontremos que son muchas las características que nos unen y dejemos de exaltar aquellas que nos dividen (no pocas pero sí solucionables).

¡Feliz día Perú! Y que sean muchos más…

3 comentarios:

Lorene on 27 de julio de 2009, 18:26 dijo...

Excelente articulo Felipe, de paso me encanto el "no definir al peruano" osea, todos los paises tienen ciertos rasgos por lo que son famosos, pero en realidad creo que es ese sentido de pertenencia el que no hace Peruanos, Venezolanos, y Latinos en general... Salu2!

AAvila on 28 de julio de 2009, 20:17 dijo...

Definitivamente no hay una palabra para definir a algún latinoamericano. Por algo pertenecemos a la misma cultura iberoamericana. Me llama la atención que todo lo que mencionaste que podría definir a un peruano, es también lo que define a un venezolano, excepto que en vez de un cebichito, serían unas arepitas! Pero, puede haber algo que defina entonces a un iberoamericano????

Ana Rocío Castillo Romero dijo...

"Proyecto Perú Bicentenario" debería ser una realidad. Es valiosísimo que los jóvenes nos demos cuenta y difundamos la gran importancia que tiene la educación para el desarrollo del país, este es un paso clave. Definitivamente trabajando en un proyecto como este se puede alcanzar la excelencia del Perú, de la sociedad en conjunto. Como siempre lo he dicho, el Perú tiene un potencial enorme, y debemos aprovecharlo y nosotros como jóvenes somos los encargados de sacarlo adelante! Muy muy buen artículo Felipe!

 

Estamos en confianza

Think LaRed Copyright © 2009